miércoles 28 de febrero del 2024
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 01-02-2024
El desarrollo motor grueso del bebé
Dra. Sandra Castro Berna, académica de la Escuela de Educación Parvularia de la Universidad Católica del Maule (UCM) en Curicó.


El desarrollo motriz es una progresión de etapas a través de las cuales el bebé logra controlar el uso de sus músculos, determinado por factores biológicos y sociales. Es importante recordar tres aspectos importantes relacionados con estos factores: los bebés tienen la posibilidad de desarrollo, pero la rapidez y la edad a la que se logra puede ser diferente en cada uno; los aspectos sociales están referidos a su entorno y sobre todo a las oportunidades y condiciones que se le brinde, y por último las oportunidades de práctica, el estímulo y la interacción hacen la diferencia en el desarrollo normal.
El desarrollo motor lo podemos definir como habilidades motoras gruesas (dependen de los grandes músculos para levantar la cabeza, erguirse, sentarse, desplazarse), habilidades motoras finas (dependen de los músculos más pequeños para manipular objetos e interactuar con su entorno) y habilidades orales (para comer, tragar, hablar)
Algunas características del desarrollo motor grueso del bebé: el recién nacido realiza movimientos reflejos, levanta la cabeza por estímulo de la gravedad. De los 2 a 5 meses controla la cabeza, se puede posicionar boca arriba. A los 6 a 7 meses progresa la musculatura abdominal, “hace paraditos”, lleva los pies a la boca, comienza a desarrollar el equilibrio y el control de la postura, se mantiene boca abajo, comienza a sentarse con apoyos, a los 8 meses inicia el gateo. A los 9 a 11 meses se para y da pasos agarrado de las manos del adulto. De 12 a 15 meses sube escaleras gateando, camina con seguridad e intenta correr. A los 2 años se agacha, coordina sus movimientos para trepar, saltar con los pies juntos y caminar de puntitas. A los 3 años sube ambos pies en el mismo escalón, puede subirse a un triciclo y pedalear, baila, puede colocarse prendas de ropa sencilla.
Respecto al gateo, algunos bebés se lo saltan, pero es recomendable asistir por los múltiples beneficios que aporta a las habilidades motoras fina y gruesas, habilidades de la vista en función de la orientación espacial futura, entre otras.

Freddy Mora | Imprimir | 375