lunes 22 de julio del 2024
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Agricultura 26-08-2023
Informe INIA revela preocupantes consecuencias de la contingencia climática sobre cultivos de la región del Maule: superávit de precipitación alcanzó hasta un 270% en algunas zonas
El reciente embate climático que azotó la Región del Maule ha dejado una huella significativa en la agricultura local. En respuesta a esta situación, un equipo de expertos del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) ha elaborado un informe exhaustivo que analiza las repercusiones de las inundaciones en los cultivos predominantes en la región.
Según datos de la red agrometeorológica INIA entregados por los investigadores de INIA Quilamapu Raúl Orrego y Marcel Fuentes, hasta el mediodía del 22 de agosto, las precipitaciones en la Región del Maule alcanzaron un promedio de 222 mm, representando un superávit del 132% en comparación con los niveles históricos para agosto. Este exceso de agua se ha acumulado en tan solo cinco días, generando preocupaciones por la saturación del suelo y los altos caudales de los ríos. Zonas como el Secano Costero, el Secano Interior y la Depresión Intermedia han registrado superávits de hasta un 270%, siendo la estación meteorológica Deuca en Curepto la más impactada con 306 mm de precipitación.
Precipitaciones (mm) acumulada por estación agrometeorológica INIA

Ambos investigadores advierten una baja de temperaturas durante los próximos días seguido por la probabilidad de precipitaciones para la próxima semana, por lo que hacen un llamado a implementar medidas de mitigación frente a las inundaciones.
“Es importante considerar también medidas de mitigación para enfrentar las heladas de los próximos días -dice Irina Díaz- Subdirectora de I&D de INIA Raihuen, por lo que el uso de mantas térmicas en hortalizas, sistemas anti heladas en frutales y viñas, confinamiento de animales y suplementación nutricional para ellos, podrían ayudar a evitar que las pérdidas económicas sigan aumentando post evento de inundación y lluvia excesiva”.
Implicancias de la inundación y altas precipitaciones sobre los cultivos y frutales de la región del Maule
Las repercuciones de esta situación climática excepcional han sido especialmente graves para la agricultura regional. En respuesta a esto, especialistas del INIA han evaluado las implicancias de las inundaciones en una variedad de cultivos claves de la región del Maule.
Trigo – Iván Matus, Investigador de INIA Quilamapu
Iván Matus, investigador de INIA, detalla que, en el caso del trigo, el anegamiento provoca una asfixia radical, ya que el agua desplaza al oxígeno en los espacios porosos del suelo, creando una condición de anaerobiosis que impide la respiración de las raíces y la absorción de nutrientes, especialmente nitrógeno. Esta situación se refleja en la reducción del crecimiento, clorosis y falta de turgencia en las hojas. Matus recomienda la aplicación de nitrógeno o fertilizantes foliares después de drenar el suelo, para promover la rápida recuperación de las plantas.
Leguminosas de Grano – Kianyon Tay, Investigador de INIA Quilamapu
En el caso de leguminosas de grano, Kianyon Tay explica que, en la Región del Maule, el territorio que cuenta con una mayor superficie de leguminosas de granos de invierno corresponde a las comunas de Licantén y Curepto, dos de las comunas más afectadas por inundaciones.

Tay advierte sobre el lixiviado de minerales esenciales y la hipoxia en las plantas debido al exceso de humedad y anegamiento del suelo. Propone drenajes y regueros para reducir la acumulación de agua “especialmente en los contornos y dentro del cultivo, con la finalidad de disminuir la acumulación de agua que esté estresando al cultivo. Una vez que las condiciones de suelo lo permitan, se debieran realizar aplicaciones de nitrógeno, este elemento bajo condición de inundación se lixiviaba rápidamente. La aplicación de fertilizantes foliares también debiese ser considerado, ya que el sistema radicular de la planta se encontrará en una fase de recuperación después de la inundación” dice el especialista en leguminosas.
Hortalizas – Juan Pablo Martínez, Investigador de INIA La Cruz
En el caso de las hortalizas, Juan Pablo Martínez de INIA sugiere identificar áreas problemáticas en los predios afectados y definir prácticas de manejo adecuadas para su recuperación. Las inundaciones dificultan la aireación del suelo, causando asfixia radicular en los cultivos. Martínez también explica que, además de imponer la escasez de oxígeno, la inundación también impide el escape difusivo y/o la descomposición oxidativa de gases como el etileno o el dióxido de carbono que son producidos por las raíces y los microorganismos del suelo. “Esto da lugar a acumulaciones que pueden influir negativamente en el crecimiento y la función de las raíces” dice Martínez, agregando que, por otro lado, “la condición de inundación provoca que un porcentaje importante de nutrientes presentes en el suelo sean arrastrados hacia capas más profundas donde no serán alcanzados por las raíces de los cultivos a establecer a futuro”.

Frutales Menores – Carmen Gloria Morales, Directora Regional en INIA Raihuén
Carmen Gloria Morales, Directora Regional de INIA Raihuen y especialista en frutales menores, destaca que el estado fenológico del frambueso está en transición de dormancia a yema hinchada, lo que minimiza el impacto de las precipitaciones. En cambio, el arándano enfrenta un panorama más complejo debido a su estado fenológico en floración.
“En ambas especies -dice Carmen Gloria- las raíces se encuentran plenamente activadas, lo que afectaría aún más la fisiología por asfixia radicular ya que el agua llena los poros del suelo no dejando oxígeno y por la disminución de la temperatura del suelo”. Por lo mismo, la investigadora espera que se aceleren las etapas principalmente de formación y desarrollo de fruto, pudiendo incidir en la productividad y calidad en cosecha, con menor acumulación de azúcares, menor calibre y firmeza. Agrega que “en relación con la condición sanitaria del cultivo, es esperable la mayor presencia de microorganismos del tipo fungoso que afecten las estructuras vegetativas”.

Frutales Mayores y Vides – Marisol Reyes, Investigadora de INIA Raihuén
Marisol Reyes, especialista en viticultura del INIA, explica que la mayor parte de los frutales de hoja caduca se encuentra en receso, aunque algunas especies, como el avellano europeo y algunas variedades tempranas de vid, están ya iniciando la salida del receso invernal.

Reyes indica que “si el frutal fue afectado por la corriente es muy probable que tenga problemas de descalce de plantas y daños en estructuras de soporte o conducción. Esto conlleva además una importante pérdida de suelo, especialmente de la primera estrata, que es la más fértil y donde se desarrolla la mayor parte de las raíces que realizan absorción y que se verán afectadas por la falta de oxígeno.” Además, agrega que “el anegamiento y saturación de los suelos puede generar problemas fitosanitarios y dejar a las plantas en una muy mala condición para enfrentar cualquier otro estrés. Es muy probable que la brotación se vea también deprimida por la condición en que quedaron las plantas”.


Freddy Mora | Imprimir | 712