sábado 18 de mayo del 2024
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 19-04-2024
Oppenheimer y la ciencia al servicio de la guerra

Iván Suazo, vicerrector de Investigación y Doctorados de la U. Autónoma

La reciente película "Oppenheimer", dirigida por Christopher Nolan, nos invita a una reflexión profunda y perturbadora sobre la ciencia al servicio de la guerra. Este film, alabado por su maestría técnica y narrativa, no solo es un hito cinematográfico, sino también un espejo de nuestras inquietudes contemporáneas respecto al potencial destructor de los avances científicos.

A través de la figura de J. Robert Oppenheimer, padre de la bomba atómica, Nolan explora la dualidad de la ciencia: su capacidad para tanto salvaguardar como aniquilar a la humanidad. Esta dualidad refleja la ambivalencia moral y ética inherente al progreso científico, donde la búsqueda de conocimiento y avance se enfrenta al temor de sus aplicaciones destructivas.

La película, al sumergirnos en la frenética carrera de los científicos por ganar la guerra, pone en evidencia la presión y la moralidad fluctuante que rodean los grandes proyectos científicos bajo intereses políticos y militares. La secuencia de la explosión atómica en Hiroshima y Nagasaki, en particular, emerge como un momento de terrible iluminación, contrastando el patriotismo celebratorio con las escalofriantes consecuencias de los actos de su creador.

Este relato cinematográfico nos incita a cuestionar: si la ciencia, en manos de la ambición política, llevó al mundo al borde de la autodestrucción en el siglo XX, ¿estamos hoy repitiendo el mismo patrón con desafíos globales como el cambio climático? La inversión masiva y la concentración de mentes brillantes en el Proyecto Manhattan culminaron en un arma de destrucción masiva. Contrastando esto con la lucha contra el cambio climático, surge la pregunta: ¿estamos canalizando recursos y talentos de manera similar hacia la salvación de nuestro planeta?

A pesar de los avances científicos que prometen mitigar los efectos del cambio climático, la acción global se siente insuficiente y fragmentada. La película nos desafía a reflexionar sobre nuestras prioridades como sociedad y el papel que la ciencia y la tecnología deben jugar en la construcción de un futuro sostenible y pacífico. La historia de Oppenheimer y la bomba atómica se convierte, así, en un poderoso recordatorio de las consecuencias de nuestras elecciones colectivas en la intersección de la ciencia, la tecnología y la ética.

En este contexto, "Oppenheimer" no es solo una obra cinematográfica de resonancia histórica, sino un llamado a la reflexión sobre cómo, en la actualidad, enfrentamos los desafíos globales que requieren de una acción colectiva y considerada, lejos de los errores y horrores del pasado. La ciencia tiene el potencial de ser la salvadora o la destructora de nuestro mundo, dependiendo de las manos que guíen su poder y los fines a los que se aplique.
Freddy Mora | Imprimir | 327