viernes 09 de diciembre del 2022
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 28-09-2022
PREJUICIOS

(Carolina Farr)

Resulta tan fácil desconectarse cuando se está frente al lavaplatos. Solo escuchar el agua correr le basta a María para zambullirse dentro de sí misma.
Lavar los platos no le resulta una tarea tediosa, ni un castigo tener frente a ella un muro y no una ventana. Mientras el agua corre, los pensamientos se deshacen, caen lentos por el desagüe. Descansa.
Lenta, desvía la vista hacia la pared. Mira el gallo de vivos colores que pintó hace años, en sus primeros intentos de incursionar en la pintura. Es desproporcionado: la cresta es más grande que la cabeza y su cola parece un racimo de plátanos, pero le gusta.
Ya es viernes, puede relajarse y retomar su ritmo, lento. Piensa en las mujeres que han pasado por su consulta buscando el cuidado para sus pies.
Mujeres con el alma rota aunque maquillada para ocultarla, porque no confían en nadie, pero por alguna razón, han conectado con ella.
Se levantan cada mañana con el propósito de ser feliz. Una ha perdido a sus gemelos con treinta y seis semanas de gestación, otra ha sido abusada desde pequeña...Al verlas entrar bien vestidas, de taco alto y manos cuidadas, cuesta imaginar lo que carga cada una de ellas.
Cecilia es alta, delgada, de largo pelo color azabache y pestañas postizas. Usa uñas acrílicas tan largas que María, en un juicio apresurado, determina que no hace nada, que es banal y floja.
Ahora siente vergüenza al recordar ese momento.
Después de perder a sus hijos y casi perder su vida en manos de la fuerza de los celos, de verse sola, sin apoyo familiar, Cecilia se cambia de ciudad, se refugia en los amigos, quienes son su sostén emocional. Consigue un buen trabajo que le permite independizarse.
María escucha y se emociona porque no se siente digna de abrazar esa historia.
Cecilia tiene cáncer, metástasis. Lo dice con asombrosa naturalidad. Sonríe encogiendo los hombros. Sus ojos brillan y hace planes mientras la muerte le hace sombra.
Ya no hay más loza que lavar, ni prejuicios que limpiar.
María coge una copa de vino del mesón y bebe un sorbo mientras cuelga de sus pensamientos.
Freddy Mora | Imprimir | 370