viernes 01 de marzo del 2024
El Diario del Maule Sur
FUNDADO EL 29 DE AGOSTO DE 1937
Hoy
Opinión 06-02-2024
UN ENCUENTRO EN LA PALABRA Taller Literario de la “AGRUPACIÓN CULTURAL GERMÁN MOURGUES BERNARD”

FRUSTRACIÓN

Oscar Mellado Norambuena

"Vamos hilvanando", dijo el sastre. Me preguntaron cómo vivía, sobreviviendo, sobreviviendo. Entre puente colgante y chalupa sin remos. La espada de Damocles apuntando el Talón de Aquiles. Entre fatuas sonrisas y callado llanto. Frustración. ¿Es un mal endémico, o una mala jugada mental? ¿Quién pondría sus frustraciones en su currículum?
A propósito de exhibicionismo curricular, me llamó la atención que un señor escritor mencionó tantos títulos que al final no supo dónde tenía que presentar ese informe ni a qué estaba postulando. En fin… tal vez podemos archivarlo en "Gajes del existencialismo".
Rara vez, o quizás, casi siempre, cuando se es invitado a un encuentro literario con la gran misión de presentar un texto, este invitado de honor ensalza tanto al autor y aprovecha de exhibirse de sus personales méritos, que lo más sensato sería derramar sobre ambos personajes un diluvio de aureolas, con el temor de que estas no sean suficientes.
El mundo moderno, qué digo, si todos los tiempos han sido modernos en su momento. Veré si puedo no frustrarme, ni frustrarlos. Hoy, nuestro presente que ya es pasado y vamos hacia el futuro.
Frustración, sin duda un tema para el psicólogo, para el maestro de yudo, o una consulta muy rentable para la astróloga, de visita en la ciudad y especialmente en las sub-ciudades, donde acampan y tienen derecho a vivir de la ingenuidad inherente al ser humano (nada puedo decir si también los animales son ingenuos, recordando que pertenecemos al mismo reino).
Para no frustrarme, escribí un libro muy interesante (lo aseguro yo que soy su autor). No tiene título (para no incurrir en mis legendarias faltas gramaticales, ortográficas y otras). Lleva las tapas blancas, el prólogo es albo, con letras níveas e invisibles; pero en el fondo es un muy buen libro, de absoluta claridad.
Existen frustraciones en días muy largos, largos y noches cortas, y en días cortos y noches largas, largas. Aún llevo frustraciones presentes en mi casuístico conocimiento, por ejemplo, sobre el genio constructor de elegantes y muy costosas catedrales. Este señor bajó a ingerir una colación y, por colisión de un vehículo, murió al cruzar la calle. Para mí, reitero, en lo personal, quedó como una frustración espiritual. ¿Castigo o…?
¿Dónde puedo ubicar mis frustraciones? Memoria, memoria, ven. ¡Ah! Cuando nos internábamos remo a remo y no lográbamos llegar a la línea marcada en el horizonte. O, cuando nunca me atreví a besar a la niña que aún no olvido. Frustración también, tener que "ver" el circo desde el lado afuera de la carpa. Eso sí, nos reíamos a gloria de los chistes y sin pagar ni una, además, nos daba tema para muchos días; cada cual lo contaba a su manera y al final, nadie sabía cuál era la versión real.
Nunca perseguí la gloria (dice Serrat o Machado). Mi frustración es qué, la gloria, jamás me persiguió ni me perseguirá. ¿Cuándo buscábamos ver un arcoíris pegado al mar? ¿O cuando entre las rocas de las playas más lejanas asegurábamos que encontraríamos tesoros ocultos por los piratas? Ante estos fracasos, decidimos escarbar en las oficinas salitreras ya abandonadas y solo agregábamos más miseria.
Confieso… he tenido hermosas e inolvidables frustraciones.
Freddy Mora | Imprimir | 276